LA FE ES LA VIRTUD DE LAS VIRTUDES

Madre Berenice centro su vida en Dios, creyó ciegamente en El y lo amó sobre todas las cosas.

Todos tus sacrificios toda su entrega era para demostrarle el amor, la confianza, para darle gloria, para que muchas personas lo conocieran, lo glorificaran asegurando "que el nos conoce más que lo que nos conocemos a nosotros mismos".

La convicción de su fe la llevó a aceptar toda la inmolación de su vida para que El sea glorificado en los corazones de los hombre.

l Corazón de JESÚS fue el centro de su oración que la condujo a una profunda comunión con Dios y motivó su intensa actividad apostólica.




0 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now